tocada (tocada) wrote in bookmoviedrabb,
tocada
tocada
bookmoviedrabb

  • Mood:
  • Music:
Titulo: El bosque.
Fandom: Harry Potter.
Autor: J.K Rowling.
Cantidad de palabras: +900.
Personajes o Parejas: Todos los fundadores.
Raiting: PG-13.
Notas de autor: fujurpreux: puedes publicarlo n_ñ

Aquel lugar no los vería a los cuatro reunidos sino hasta mucho tiempo después, cuando las modificaciones pertinentes hubiesen sido realizadas.Con eso en mente, y varita en mano, fue que ambos hombres se dirigieron a aquel montón de monte y culebra que descansaba impasible sobre suelo Escocés.
Desmontando de su calbagadura, el caballero de cabellos de fuego esperó a su compañero, quien no siendo muy apto al vuelo tardó varios minutos en tocar tierra.
–¡Buena hora en la que aterrizas Salazar! Éste lugar necesita una limpieza a profundidad.
El otro le contestó con una mirada de hielo capaz de atravesar armaduras, que no tardó en desvanecerse bajo los efectos de un fuerte mareo. Tan pronto como éste se repuso, le replicó entre jadeos.
–El bosque-no te atrevas a tocar el bosque.
Godric miró hacia el cuerpo vegetal que se alzaba en la lejanía, oscuro y tan siniestro como lo quisiera la imaginación propia.–¿Para qué quieres conservar ese nicho de monstruos?–preguntó despectivamente.
–No es un nicho de monstruos, insensato ¡Es protección!
–De acuerdo, como tú digas.–Godric sonrió conciliadoramente.–Yo me ocupo de la fundación, y tú de los terrenos del colegio.
-Suficientemente justo.–acordó.–Sin embargo–murmuró Salazar con un dejo de malicia.–¿No le tienes miedo a los fantasmas?
La mano de Godric fue a parar en la empuñadura de su espada.–¿Miedo dices? ¡Pronto veremos quién tiene miedo!


–Gritó Gryffindor, antes de alejarse a trompicones hacia el área que no muy pronto se convertiría en el colegio-castillo que conocemos hoy en día.–dijo el anciano a sus nietos, siete personitas de cabello rojo como el fuego que le miraban con ojos castaños muy abiertos. El menor de ellos, en su regazo, le instó a continuar.
–Entonces ¿Qué sucedió?
–Pues, cada uno se encargó del área acordada y no en mucho tiempo el lugar estuvo listo para recibir a Helga Hufflepuff y Rowena Ravenclaw.
–¡Nooo!–replicó el niño con impaciencia.–Me refiero al bosque.
–Ah, el bosque.–El abuelo sonrió.–Aquel no fue objeto de más desacuerdos después de la discusión inicial. De hecho, Gryffindor insistió en que no se le desplazara hasta la población cercana.
–¿Dónde vivimos?
–Exactamente.–El anciano acompañó la respuesta tocandole al menor la punta de la nariz en un gesto cariñoso.–Porque, si mal no recuerdo, él pensaba que aquel disuadiría a los alumnos entusiastas de tomar paseos bajo la luna llena.–Dos de los niños, los mayores especificamente, rieron ante aquel comentario, sus mejillas teñidas de un bonito color rosa.–Veo que estaba equivocado.
<< Pero lo que más les debería intrigar no es el bosque mismo, sino aquellas criaturas que de una u otra manera consiquieron permanecer en su hábitad natural, a pesar de la oposición de Gryffindor a aquellas criaturas que el consideraba obscuras o peligrosas...


Aquella primera noche, después del desastrozo viaje a bordo de un dragón–el no tenía nada en contra de dichas criaturas, excepto que como medio de transporte eran un fracaso comercial.–Salazar se dedicó a recorrer el territorio que tan amablemente Godric le había asignado; sin consultar primero, como el pelirrojo solía hacer si por equivocación se le dejaba bajo la impresión de que estaba en mando.
Al menos, pensaba para sí, en ésta oportunidad él había salido ganando.
Hacía mucho frío, y el caminaba sin rumbo aparente entre los grandes arboles. Aquel día no habría luna llena, por lo que podía permitirse el lujo de escudriñar cada lugar interesante con todos los sentidos enfocados en la tarea, y no parcialmente como ocurriría de tener que estar alerta ante posibles ataques. Así, y tras varias horas de delirio para sus sentidos, Salazar terminó saliendo del bosque cuando recién había caia la noche.
Quizá Godric llevaba varias horas buscandole y a estas alturas se encontraba desesperado, inventando una buena excusa que contarle a la buena de Rowena, que sin duda descubriría el engaño y le haría pagar hasta el fin de los días deshonrando su tan bien apreciado nombre. Salazar alimentaba estos y otros agradables pensamientos, abriendose camino entre la baja niebla, blanca y espesa que se alzó conforme iba caminando desde la tierra hasta sus rodillas, cuando su atención se desvió hacia una visión.
Aquel era quizá el cuerpo de agua más grande que había visto después del mar. A Salazar le agradaba el agua, y el cielo nocturno se reflejaba en la calma superficie con perfecto detalle. Aquello le impresionó, a pesar de que él no era muy afecto a los espacios grandes y abiertos, y se acercó hasta estar a horcajadas sobre la cristalina superficie del agua.
Unos ojos grandes e intrigantes le devolvieron la mirada. Salazar tomó una larga bocanada de aire y siguió contemblando su rostro. Debajo de sus manos, la tierra estaba fría y húmeda, suave, que permitía a sus dedos hundirse tocandola, apreciandola. Una nariz larga y recta, dominaba su rostro, y acompañaba unos labios finos y pálidos, que en conjunto armonizaban su rostro. Salazar era lo que podía considerarse atractivo, aún para estar en sus treinta, edad en que la mayoría de los caballeros tenía esposa e hijos que alimentar. Él casi no se alimentaba a sí mismo y entre sus estudios y todo el ejercicio físico que le imponia éste, su nuevo proyecto su constitución física era más bien delgada. Acabado aquel, podría permitirse el lujo de formar una familia.
Un movimiento, lento pero seguro, perturbó la calma del cielo nocturno.
¡Splash!
Instintivamente, Salazar se dejó caer hacia atrás, al momento en que una mano, acompañada de un largo brazo azul verdoso, asía el aire en el lugar donde antes había estado su pálida garganta. La mano desapareció desapareció de nuevo, no habiendo alcanzado su objetivo, entre las profundas obscuridades.

La semana siguiente, un calamar gigante, el primero de una larguísima generación, habitaría el lago, para desconcierto de los tres fundadores restantes.
  • Post a new comment

    Error

    default userpic
  • 3 comments